El deporte silencioso

publicado en: turismo y deportes | 0

Desconectate y vamos de pesca,

no se trata de sentarse, a esperar a que algo muerda el anzuelo con una lombriz, sino de actuar de manera estratégica y eso en este caso es pensar como un pez.

Prueba a desconectarte un rato del mundo mientras estas pescando, ese “durante” es único; deja el móvil, olvida las redes sociales, no estés constantemente en comunicación virtual con otras personas, vive el momento y compártelo con tus compañeros de pesca o solo. 

Inténtalo, entonces te darás cuenta de la dependencia que tenemos con la comunicación en red. Recuerda a tu padre o a tu abuelo que, como mucho, se llevaban un transistor a la playa para escuchar las noticias o el fútbol, durante las largas jornadas de pesca deportiva

Pero de ahí a pasarlo mal si el día no es propicio, los peces no aparecen o si no estamos respondiendo tal y como las circunstancias exigen, hay una gran diferencia.

Lo importante es comenzar a plantearnos la acción de la pesca deportiva casi como una meditación, porque en realidad lo es en buena medida.

«Es como un buen ejercicio en el que no importan los ruidos, ni lo que pase a nuestro alrededor, lo importante es estar en el momento, sentirlo, observarlo, saborearlo»

Es, recordando a lo que muchas veces nos han dicho nuestros veteranos en la caza o en la perca, “estar en lo que hay que estar”.

Y es que aunque no todos nos tomemos la práctica de la pesca deportiva por igual, todos obtenemos sus beneficios en mayor o menor medida.

Pero esllo depende de nuestra disposición, permeabilidad y adaptación a ello, así que si nos lo proponemos podemos disfrutar de la pesca deportiva y de sus muchos beneficios a lo largo de todo el año.

Pescar en otoño o invierno, además de ser recomendable porque en estas estaciones tendremos tal vez mejores oportunidades para las buenas capturas.

Es alinearnos con el entorno en sus ciclos y cambios naturales, ya que en definitiva todos estamos conectados con la naturaleza, y todos, queramos o no, nos sentimos mejor en contacto con ella.

Rito de la pesca

Debería ser obligatorio para todos comenzar la acción de pesca con unos minutos de ejercicio físico.  Se necesita calentar para luego poder desarrollar la acción necesaria con ciertas garantías frente a una lesión; pero no solo por esto sino para poder desarrollar mejor nuestro potencial físico puesto al servicio del lance de pesca en sus diferentes modalidades, o manejar una larga caña corchera a pulso durante horas.

Antes de ponernos a pescar es conveniente realizar algunos ejercicios suaves de cintura, brazos, piernas, espalda y cuello; calienta muñecas, rodillas, tobillos, manos, necesitas tu cuerpo para ejecutar bien los lances y para emplear de forma eficiente sus recursos durante horas que pueden ser exigentes.

Lo habitual es entrar en una cadencia sostenida de lances, esperas, idas y vueltas de los cañeros al puesto, y todo esto es ejercicio de intensidad media o suave, pero ejercicio, y además desarrollado en un entorno de lo más agradable y beneficioso que podemos encontrar.

Que hace un buen pescador

  • Siempre aguanta y pesca cuando los demás ya no pueden más.
  • Revisará siempre los hilos de su caña de pesca para no encontrarse con sorpresas de última hora, como la rotura de estas.
  • Nunca lanzará al mar un señuelo artificial hasta que esté seguro de que su nudo es totalmente perfecto.
  • Es muy crítico: analiza los fallos que pueda tener y cuenta con una gran capacidad resolutiva para mejorar siempre su técnica de pesca.
  • Aprenderá a realizar las modificaciones pertinentes en sus señuelos para garantizar siempre la captura de los peces, consiguiendo que un señuelo se vuelva muy útil.
  • Nunca dejará al azar la elección de su caña y carrete de pesca o caña y carrete de pesca; buscará siempre la perfección de los materiales de pesca.
  • Es sumamente perfeccionista y confía siempre en su capacidad, nunca duda.
  • Nunca dejará que su línea de pesca se quede sin tensión, manteniendo siempre un contacto estrecho con el pez.
  • Siempre llevará hilos de repuesto, así como señuelos, herramientas, etc.
  • Siempre al terminar la jornada de pesca limpiará y guardará su equipo en perfectas condiciones para su próximo encuentro pesquero.
  • Además de llevar el equipo necesario deberá llevar grandes dosis de paciencia.